«Hoy será la última Navidad que pase con mi familia» escribió una abuela en su Twitter, con ayuda de su nieto de quince años quien administra su perfil.

Las respuestas no se hicieron esperar. Sus nietos e hijos comenzaron a escribirle preocupados sobre el post, diciéndole que aún le quedan muchas Navidades para compartirlo con sus seres queridos.

Seguido de eso, la abuela volvió a escribir otro tweet diciendo: «ya vendí el terreno» en respuesta a los mensajes de sus familiares. El post fue ignorado por completo.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here