Es que de tantas personas que quieren saludarlo, que ya el pobre jugador ni mira hacia dónde dirige sus manos…

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here